-
manlopez
manlopez
manlopez May 22, 2007 4:17 am

Introducción

En este sitio, vamos a discutir cómo enfocar la cuestión de los debates, programados y no programados, en cuanto que conjunto de competencias y destrezas necesarias para el estudiantado. A lo largo del desarrollo de una asignatura el estudiante debe participar en diferentes géneros de debate, en los que defenderá su tesis frente a uno o varios adversarios. Al final del curso el estudiante debe haber eliminado las muletillas de su expresión oral y disponer de un arsenal de lugares comunes que sepa aplicar en la elaboración, improvisada con más o menos tiempo, de un discurso.

Retórica y debate

La práctica del debate es una actividad totalmente vinculada a la técnica retórica, lo que significa que es fundamental contar con conocimientos suficientes para poder poner desempeñarse correctamente. Esto implica, necesariamente, una secuencia de aprendizaje que comienza con la teoría retórica, sigue con la praxis individual y acaba con el enfrentamiento público. De esta manera, se puede garantizar un desarrollo armónico de las competencias y destrezas previstas.

División de la materia

Todas las clasificaciones son peligrosas o, al menos discutibles, pero nos vamos a valer de los siguientes planos de análisis, a saber, el histórico, el conceptual, el metodológico y el pragmático. El objetivo es tener la información clasificada para poderla ver en funcionamiento con facilidad y tenerla a disposición también con facilidad. Se incluye aquí el enlace con las páginas de organización correspondientes.

Planos de análisis

Toda materia pide una serie de operaciones intelectuales que, al ir siendo desbrozadas con paciencia y ἀκριβία, terminan componiendo una delimitación de la materia misma. Provisionalmente, las hemos agrupado en los planos que hacemos figurar más abajo.

Plano histórico

El profesorado de Filología no puede renunciar a la tradición académica de empezar el estudio del fenómeno por las causas directas e indirectas. Por tal razón, será necesario hacer unas cuantas consideraciones que colocan la práctica del debate en su justo marco cronológico, sin perder de vista las controversiae romanas, fuente de todo el sistema medieval que luego se ha transmitido al mundo moderno a través del ámbito universitario anglosajón.

Plano conceptual

La siguiente tarea consistirá en definir qué se entiende por debate y hacer una taxonomía lo más amplia posible de los debates, al objeto de que el profesorado pueda decidir qué le conviene más en cada momento.

Plano metodológico

En el fondo, el debate es una técnica, como técnica es también la docencia. En consecuencia, se distinguirá un doble nivel metodológico, a saber, el de cómo estructurar la intervención y el de cómo utilizar el debate para finalidades docentes.

Plano pragmático

No menos importante es siempre tener en mente que estos ejercicios persiguen completar la formación de los estudiantes en una o varias destrezas para que desarrollen las competencias correspondientes. A esto se dedican las reflexiones del plano que hemos dado en llamar pragmático.

Una propuesta de trabajo

Estamos haciendo reflexiones de un grupo de innovación docente, lo que implica una tarea de diseño de experiencias en el aula universitaria. Si nuestra intención es analizar el subgénero del debate, también debe ser nuestra finalidad proponer una actividad concreta para evaluar su rendimiento en las clases. Intentaremos, para cada tipo de debate, hacer una propuesta de aplicación en el aula universitaria y evaluar sus resultados.Type in the content of your page here.