Elementos de teoría retórica

Creado por - manlopez manlopez Jun 26, 2007 y revisado por manlopez el Jun 26, 2007 8:26 am

El discurso como hecho de comunicación

partes_discurso.jpg Si contemplamos el esquema, podemos intentar entender el proceso retórico de un vistazo.
  • El orador es la persona que idea y vertebra el discurso (el mensaje) que va dirigido a un receptor múltiple, el auditorio.
  • El contexto factual son las circunstancias que dan origen al proceso comunicativo (defender o acusar, hablar a favor o en contra, hacer alabanza o vituperio) y permiten determinar el tipo de discurso que hay que hacer y los efectos lógicos y emocionales que se deben emplear para lograr convencer, emocionar o deleitar al auditorio.
  • El contexto formal es el discurso, el producto sujeto a normas de elaboración.
  • Todo esto junto, nos lleva a un proceso intelectual de construcción del discurso.

Interacciones del discurso

La interacción del emisor/orador, mensaje/dis­curso, receptor/auditorio y contexto factual genera, de un lado, la tipología de los discursos y, de otro, su finalidad.

Funciones adyacentes del orador

En efecto, el orador emite un mensaje con una intención persuasiva evidente a la que subvienen tres funciones no excluyentes: docere, delectare, mouere, que suelen encontrarse con distintas proporciones en todo discurso:
  • docere es "enseñar", valerse de la racionalidad de las pruebas y del oyente
  • delectare es "deleitar", provocar una fruición estética en el auditorio
  • mouere es "emocionar", apelar a los sentimientos, no a la inteligencia, del público
Es frecuente encontrar combinadas estas tres funciones, con mayor predominio de una u otra según el grado de defendibilidad de la materia -cuando un asunto está perdido, o casi, se recurre a los argumentos emocionales, ya que los racionales no son útiles- o el tipo de auditorio: el discurso universitario, por ejemplo, usa sobre todo el docere sin olvidar las buenas cualidades de la expresión (delectare), igual que ocurre con el discurso forense -aunque hoy en día se ha quedado restringido a una mera exposición de argumentos jurídicos y jurisprudenciales, todavía se sigue valorando bien un cierto decoro expresivo, pero no con el discurso político de una campaña electoral, en el que prima el mouere aun sin que desaparezcan las otras funciones.

Géneros del discurso

Si ahora observamos la relación contexto factual - auditorio, veremos que, en virtud de ella, se le pide al auditorio una respuesta valorativa de un hecho pasado o de un curso de acción futuro. Así, encontramos la formulación de los genera orationis, la tipología general de los discursos, que se encuadran, desde Aristóteles, en tres grupos bastante definidos: el genus iudiciale, el genus deliberatiuum y el genus demonstratiuum.